CARGANDO...

Historia
Ramiro Blacutt Rodriguez

Ramiro Blacutt Rodriguez

El puntero derecho de nuestras selecciones y de Bolívar, siempre está en el corazón de la hinchada.

3 enero 1944

La revista DEPORTES en su edición del 15 de septiembre de 1970, escribía:

Ramiro Blacutt Rodriguez

El puntero derecho de nuestras selecciones y de Bolívar, siempre está en el corazón de la hinchada. Desde que dio sus primeros pasos en el fútbol hasta ahora el numero 7 sigue progresando más.

Muchas Veces Ramiro está con los nervios que lo traicionan, nunca mal intencionado, juega fuerte pero, ese no es propiamente el estilo de Ramiro. Cuando deja a un lado esos argumentos Ramiro es sin lugar a dudas el mejor en su puesto. Nuestro homenaje a Bolívar através de su puntero y patrimonio celeste.

Ademas de actuar en Bolivia en los botines de Blacutt se fueron alguna vez a Europa y la Argentina en fútbol boliviano. Ingeniero de profesión nunca dejará el futbolm pasión de multitudes.

Mas información

No era espectacular en la parte técnica, pero si preciso en los pases, fuerte, rápido, valiente, atrevido, no se amilanaba ante los rivales, muy oportunista, con un gran amor a la camiseta, buen cabeceador, con olfato para el gol y pateador de penales. Así era Ramiro Blacut, una figura consular en el fútbol boliviano, que paseó su fútbol en equipos y selecciones de Bolivia y clubes de Argentina, Perú y Alemania.

Blacut se inició en las inferiores del club Bolívar de La Paz, jugó como refuerzo de Always Ready por unos tres meses, en una recordada gira por Europa en 1961, y medio año en La Bélgica de Santa Cruz.

Empezó en la cuarta especial, a los 12 años y al poco tiempo ascendió de categoría, llegando a debutar en la división de honor a los 15 años. Tuvo el privilegio de jugar al lado del ‘Maestro’ Víctor Agustín Ugarte, del cual guarda los mejores recuerdos. “Estando con él no se podía jugar mal, tanto por su sapiencia futbolística, como por su calidad como persona”, indica Blacut, con un dejo de nostalgia.

Siguiendo el recuento de su meteórica carrera, Blacut luego de poco tiempo en el club celeste emigró al fútbol argentino para vestir la casaca de Ferrocarril Oeste. Su pase se dio cuando el director técnico griego Dan Georgiadis, que dirigía a Bolívar, fue contratado por el club bonaerense. Junto con Ramiro se fueron Wilfredo Camacho y el argentino Carlos di Lorenzo. Aquí hay que hacer notar que Blacut, debido a que era muy joven, hizo el último curso de bachillerato en Buenos Aires.

Luego de una temporada, vuelve al país junto con Camacho para enrolarse a la selección boliviana que se preparaba para el campeonato sudamericano que tenía como sede Bolivia y que se jugó en Cochabamba y La Paz.

Son por demás conocida las épicas jornadas que se vivieron en el país durante este torneo, en el que el combinado boliviano salió campeón, luego de memorables partidos que hicieron salir a las calles a miles de personas para festejar la conquista. Blacut fue el jugador más joven de este campeonato con 19 años.

Tras la lid sudcontinental y teniendo muy en cuenta su formación profesional, Blacut hace maletas para ir a México para estudiar la carrera de construcción civil, pero aquí, por esas casualidades de la vida se encuentra con un amigo, que hacía años que vivía en Alemania y lo convence de ir a ese país.

A la par de sus estudios, y luego de una preselección, fue contratado por el Bayern de Múnich, equipo que no estaba en la recientemente creada Bundesliga, pero contaba con grandes jugadores como Gerd Müller, Franz Beckembauer y Zep Maier. Tras cuatro años en tierras germanas, retornó al país, con su cartón universitario y un bagaje futbolístico muy extenso.

Continuó su carrera en el equipo de sus amores, Bolívar, y estuvo presente en las eliminatorias de 1969 y participó en el Mundialito de Brasil en 1971. También estuvo una temporada en Melgar de Arequipa (Perú). Jugó hasta los 30 años, cuando ya era un veterano en las canchas.

El mejor gol de su carrera se lo convirtió al Loco Gatti, al que le hizo un sombrerito en una Copa Libertadores contra River Plate.

Luego de haber sido ayudante de campo, debutó como técnico en Bolívar en 1979, habiendo salido campeón en ese año. Ha dirigido a la selección boliviana en varias oportunidades, Blooming, The Strongest, Litoral, Municipal, Wilstermann y Oriente. También estuvo en Aucas y El Nacional de Ecuador.