CARGANDO...

Jugador Histórico
Rene Rada Calderon

Rene Rada CalderonRene Rada CalderonRene Rada Calderon

Bolívar echó la casa por la ventana para concretar su incorporación para la Libertadores

2 octubre 1939

Nació en Yani, Larecaja el 2 de octubre de 1939. Jugó en filas de Bolívar entre 1967 y 1974. Fue, sin lugar a dudas, uno de los futbolistas mejor dotados técnicamente en la historia del fútbol boliviano. Hábil para la gambeta y exquisito en las devoluciones de balón, jugó sus mejores jornadas en filas de 31 de Octubre. Bolívar echó la casa por la ventana para concretar su incorporación para la Libertadores.

El inolviddable René Fiero Rada, un jugador que recordaba las sutilezas de Ugarte, fue uno de los mimados de la tribuna. Llego a Bolivar en 1968 y alegraba las tardes con sus gambetas, los toques elegantes y haciendo pasar el balon por medio de las piernas de sus adversarios. El mediocampista paceño que aprendio el arte de dominar el balón en el oratorio Domingo Savio era un experto lanzador de tiros libres y penales porque colocaba el balón con suavidad junto a los postes.

EL ‘FIERO’

¿Cómo nació el apodo de Fiero? René Rada cuenta que cuando estuvo en Obrero Royal tenía un compañero de nombre Juan Pérez, y “como éramos parecidos, y el fierito, entonces como andábamos juntos nos decían los fieritos y de ahí se quedó aquel apodo”.

NO MÁS FÚTBOL

Hace cinco años dejó el fútbol. Después de retirarse fue técnico de la selección nacional Sub-19 y tuvo siempre la inclinación de ensañar a los más jóvenes. También dirigió a las selecciones paceñas juveniles. “Ahora estoy de vago” (sonríe).

VIVE DONDE SIEMPRE

En la zona norte están sus mejores recuerdos. De niño empezó a jugar en San Gerónimo, en la avenida Armentia. Rada vive desde entonces cerca de ahí, nunca se marchó de esa casa.

Mas información...

La revista DEPORTES en su edición del 15 de septiembre de 1970, escribía:

"Del oratorio Domingo David, Hasta el Bolívar y las selecciones Nacionales de Futbol"

Calidad, Fervor y dedicación al trabajo, es la sintesis de este triunfador. Desde el humilde back centro de Obrero Royal, pasando por 31 de Octubre, hasta Bolívar y las selecciones nacionales, sigue siendo el mismo muchacho.

La forma de vestir, la manera tan peculiar de manejar el balón, y hasta la forma de hablar son las del mismo muchacho que conocimos en las canchas de la Av. Armentia. Lo único que ha cambiado es la técnica que tiene, patrimonio que le ha valido comprar el cartel de: "El mejor mediocampista de los últimos tiempos".

Hoy René Rada además de ser figura y cartel, es el ejemplo de la juventud, es de los pocos atrevidos del balompié boliviano: porque sabe todos los secretos de la pelota y porque al final de cuentas es de los únicos que la "tutea".

Por esto y mucho más nuestro homenaje al muchacho "ye-ye" de las casacas verdes y celestes.